LOS DAÑOS MORALES EN LOS PROCEDIMIENTOS DE DESAHUCIO

Desahucios - Impago
COMO OPERA LA FIANZA CUANDO HAY IMPAGOS DE RENTAS
21 octubre, 2020
Impagorentas-desahucio producido
MENOS DE UN 10% DE SUSPENSIONES DE DESAHUCIOS POR VULNERABILIDAD-COVID
10 noviembre, 2020

LOS DAÑOS MORALES EN LOS PROCEDIMIENTOS DE DESAHUCIO

Daños - Desahucio

Daños - Desahucio

Los daños morales se refieren a conceptos como pena, dolor, ofensa, miedo, dignidad vejada y lo que se trata de proteger son bienes inmateriales como LA LIBERTAD, LA TRANQUILIDAD, LA SEGURIDAD, LA SALUD… , normalmente no se habla de desahucios y daños morales, pero desde nuestra experiencia, tenemos constatado que los propietarios afectados sufren de manera extrema.
Cuando empiezan a sufrir con un alquiler complicado por impagos, además con peticiones improcedentes de los inquilinos, actuaciones poco cívicas en el edificio, actividades insalubres y todo tipo de incidencias que pueden producirse, su salud se empieza a afectar, muchas veces en vez de quedarse en una posición más desapegada del problema, se sienten personalmente atacados y entran en una espiral de sufrimiento emocional.
Muchas veces hemos visto a propietarios afectados incluso por depresión, ya que arrastran durante un largo periodo de tiempo, enfrentamientos enconados con el inquilino, meses y meses de presión por no recibir el pago del alquiler, por recibir engaños y mensajes esquivos o directamente conductas violentas con insultos y faltas de respeto.
Ante esto recomendamos desafectarse del problema, distanciarse y dimensionar la situación, es un problema grave, pero no hay que pagar el precio emocional, es una cuestión económica-patrimonial no es una pérdida personal. La gestión del inmueble mediante alquiler puede ser una gestión de años, décadas y nos tenemos que preguntar: si resulta que en esa larga vida de alquiler se ha tenido una incidencia, unos meses de impagos? Realmente esto nos puede costar la salud, la Paz, nuestra tranquilidad? No podemos ofrecer nuestra vulnerabilidad a quién nos está perjudicando, en esos momentos, si no ponemos distancia, esa tensión puede llevar a una depresión.
En todos los negocios hay incidencias, en todas las gestiones pasan vicisitudes que hay que superar y con ello al final se sale reforzado, se producen mejoras, se llega a nuevas etapas y con una perspectiva de desapego se minoriza la tensión, dejando de sufrir emocionalmente. La tensión emocional se reduce tomando decisiones para llegar a soluciones, iniciando el proceso de desahucio, avanzando en la reclamación, al final será un problema que en unos meses se conseguirá solucionar y se recobrará el inmueble, todo ello sin pagar el precio emocional, que sean otros lo que con sus malas actuaciones tengan que soportar las consecuencias a futuro, al final todo llega, la Justicia también.

Comments are closed.